“Judas Iscariote, ícono del buen politicastro”

Publicado en por Fraternidad San Vicente Ferrer

Imagen de judas iscarioteEn el capitulo doce del Evangelio de San Juan contemplamos el episodio aquel cuando Judas Iscariote refuta la acción de María la hermana de Lázaro por haber derramado sobre los pies de Jesús de Nazaret  una libra de perfume de nardo puro, muy caro según las Sagradas  Escrituras. ¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios y se ha dado a los pobres? Discierne el traidor, pero su interés no era realmente repartir el dinero proveniente de la venta del perfume a los pobres, que comercializándola  se habrían obtenido trescientos  denarios,  equivalentes  en aquel tiempo al salario de trescientos días per cápita.


A Judas realmente no le importaban los pobres, había externado esa opinión para camuflar su verdadera intención: Robar. Él robaba  lo que echaban en la bolsa del dinero, había sido nombrado como encargado de las finanzas del grupo de Jesús, convirtiéndose así en un mal administrador de los recursos que no le eran propios, sino que se le habían encomendado para hacer un buen uso de los mismos.  Fue un personaje que se había adherido al movimiento de Jesús no porque quisiera ser realmente su discípulo sino porque ahí había visto la oportunidad de hacerse de dinero fácilmente sin tener la necesidad de tener que trabajar para conseguirlo. Sabemos que después vende a “su Maestro y Señor” por treinta monedas de plata.  Cayó en la tentación del poder y del tener fácilmente, para él, “el fin justificó los medios”. Aunque después se arrepienta y termine su mísera existencia colgado de un árbol seco.


¡Propongo la figura del Judas como el ícono del “buen” politicastro!

Por ser estos inhábiles, rastreros, mal intencionados, actuando siempre con fines y medios turbios  (según la descripción que la Real Academia Española da del término). Además la mayoría de estos personajes venden su dignidad y “su alma” al mejor postor, son   tránsfugas según la ocasión, no tienen identidad política y cambian sus colores por el partido que según su “olfato de sabueso” tiene altas probabilidades de quedar en el poder. Al igual que Judas el traidor no tienen vocación de servicio hacía los más pobres y desposeídos, sino de servirse de un pueblo que cada día carece de más salud y seguridad, educación,  justicia y derecho. Solo el hambre, la exclusión, la falta de oportunidad, techo mínimo y  la justicia y el derecho  en este país ha hecho su opción preferencial por los pobres, estos “pobres de Yahvé” al parecer son los únicos  destinatarios de la justicia y por eso  se les persigue y encarcela; “cuelan  al mosquito pero dejan  pasar al camello”.


Al igual que Judas Iscariote los politicastros dicen preocuparse y ocuparse por los pobres,  “por el pueblo y para el pueblo”; máxime cuando están en campaña,  pero cuando el pueblo los elige, rápidamente se olvidan de él y se dedican a ser y a hacer,  lo que Judas sabía ser y  hacer muy bien.


¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios y se ha dado a los pobres? -(dijo el traidor)-  Pero no decía esto porque le preocuparan  los pobres, sino porque era ladrón, y como tenía la bolsa, se llevaba lo que echaban en ella. (Juan 12, 5-6).-


 La bolsa de aquel tiempo podría ser sinónimo del erario nacional en nuestro presente. Por lo que el Iscariote  de aquel tiempo se parece en mucho a los “Iscariotes”  de éste.-

 Judas terminó su mísera existencia colgado de un madero, los de ahora, ve tú a saber…


 

José Luis Riveiro Fernández

Santo Domingo de Cobán, 15 de Abril de 2014

Etiquetado en Informacion

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post