ESTE ES EL PROFETA QUE HA DE VENIR AL MUNDO





En el Evangelio de San Juan, 6, 1-15 nos dice:

 


…Después de esto, se traslado Jesús a la otra rivera del mar de Galilea (el de Tiberiades),  y mucha gente le seguía porque veían los signos que realizaba en los enfermos. Subió Jesús al monte, y se sentó allí en compañía de sus discípulos (Estaba próxima la Pascua, la fiesta de los Judíos). Al levantar Jesús los ojos y ver que venía hacia el tanta gente, pregunto a  Felipe -¿Dónde nos procuraremos panes para que coman estos? Se lo decía para probarle,  porque el ya sabía lo que iba a hacer, Felipe le contesto: Doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno coma un poco, uno de sus discípulos   Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos  peces,  pero ¿Qué es eso para tantos?.  Replico Jesús haced que se recueste la gente (Había en el Lugar mucha hierba) la gente se recostó, eran unos cinco mil  tomo entonces Jesús los panes, y después de dar gracias   los repartió entre los que estaban recostados, y lo mismo  los peces,  comieron todo lo que quisieron. Cuando se saciaron dijo a sus discípulos:  recoged los trozos sobrantes, para que nada se pierda. los recogieron pues y llenaron doce canastos con los trozos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido. Al ver la gente el signo que había realizado comentaba: este es verdaderamente  el profeta que iba a venir al mundo”,  sabiendo Jesús que intentaban venir a tomarle por la fuerza para hacerlo Rey, huyo de nuevo al monte el solo…

 


El texto bíblico nos dice “Mucha gente le seguía porque veían los signos que realizaba en los enfermos”, pero no se refiere a los físicamente enfermos sino que también a los espiritualmente enfermos

 


Jesús dice a Felipe, ¿Dónde nos procuraremos panes para coman estos?, se lo decía para probarle,  Jesús, quería ver la comprensión y la fe de Felipe, e hizo que este calculara para ver cuánto de pan deberían tener para darles de comer a tanta gente.

 


 Tomo entonces Jesús los panes y después de dar gracias lo repartió:, el siendo Dios, le dio gracias a su padre, ahí está la clave del milagro, debemos dar gracias a Dios siempre en las buenas y en las malas.

 


Veamos, MUCHA GENTE LE SEGUIA POR LOS SIGNOS, PUSO A PRUEBA LA FE DE FELIPE Y DIO GRACIAS A DIOS.¿ACASO NO ES ESTE EL PROFETA QUE HABIA DE VENIR?

 


 

Hace ya mucho tiempo, cuando yo era niño, nosotros esperábamos con ansias la navidad porque sabíamos que nos darían regalos, por la publicidad que se daba en aquellos entonces e inclusive íbamos con mis hermanas a ver las vitrinas para ver que regalos íbamos a pedir en aquellos entonces mi padre bebía demasiado y nuestras navidades se convertían en algo desagradable, no habían regalos, no había fruta, no había nada, pero un día el Señor envió un ángel ese ángel se llama Alfredo, que donde quiera que este, Dios nuestro Señor bendiga su vida, el se encargaba de enviarnos una canasta navideña, con sus uvas, sus manzanas dulces y mi madre con su infinito amor y sabiduría, repartía lo que venía en la canasta en cinco bolsitas para que cada uno de nosotros tuviéramos algo para comer en esa navidad. Acaso no estaba el Señor Jesús, en ese acto de amor de bondad, pero en ese entonces no sabía yo esto, ahora que comprendo el infinito amor de nuestro DIOS, me doy cuenta que el estaba, está y estará siempre con nosotros.

 

 


Cuantas razones y pretextos ponemos para no creer en Dios, queremos que el haga algo para demostrar que existe, hacemos una larga lista de lo que queremos que el haga para nosotros, pero no vemos las incontables cosas que él ha hecho, hace y hará e incluso las personas que Vivian cerca de Jesús y que testificaron de sus milagros pidieron más pruebas, en una oportunidad la gente le pregunto a Jesús,  ¿Qué signo hacer para que al verlo creamos en ti? , lo asombroso es que un día antes Jesús había dado pan , había alimentado a cinco mil personas con el pan del almuerzo de un muchacho, si hubiéramos estado en el lugar de Jesús, tal vez diríamos “y el pan que les di ayer”, pero Jesús uso el momento para enseñarles y decirles “Yo soy el pan de la vida” la obra de Dios es que creamos en quien él ha enviado, cuántas veces hemos visto señales milagrosas a lo largo de nuestra vida y aun así no queremos creer, que mas necesitamos ver para reconocerlo a Él, acaso se necesita que pasemos por pruebas sumamente difíciles o duras para entender que lo que quiere el Señor es darnos vida en abundancia, bendecirnos para que no sigamos sufriendo. Porque no aceptamos que todo lo que tenemos viene de Él, y no porque tengamos los recursos suficientes tanto económicos como intelectuales, no es por eso,  porque cuando estamos bien no nos acordamos de Dios, tan siquiera para darle gracias por lo que tenemos, o porque nuestros ojos vieron las luz de este día, Como consecuencia de la situación que hoy estamos viviendo, por los malos manejos de políticas improvisadas, programas mal planificados en donde solo se benefician algunos sectores que tenemos, desintegración familiar, falta de empleo, los ingresos familiares están por los suelos, los valores humanos se han esfumado, la vida ya no vale nada, y aun así viendo y viviendo esta situación  aun así no reconocemos que el Señor quiere lo mejor para nuestras vidas.

 


Este texto bíblico, nos está llamando a la fe que debemos de tener en Jesús, que es fuente de vida y de provisión aunque estemos pasando una situación bastante difícil, que no tengamos empleo, aunque estemos solos sin amigos que nos hayan dado la espalda, pero si estamos agarrados de la mano de Dios, nunca nos faltara nada, El evangelista San Juan en el libro de Apocalipsis, nos dice “Ten en cuenta que estoy a la puerta y voy a llamar y si alguno oye mi voz y me abre entrare en su casa y cenaremos juntos los dos “ El nos está haciendo una invitación a que le abramos las puertas de nuestro corazón para que el more en nosotros, y que estamos esperando para aceptar esa invitación y debemos de reconocer que Jesús es el profeta que había de venir al Mundo.


 

AMEN.

 


 

Predico: Sergio Vinicio Enriquez Perez; programa televisivo Dios TVBendice, transmitido por el Canal Home Cinema de Televisión el 27 de Julio de 2,009