LA PAZ ESTE CON USTEDES

Buenas noches hermanos y hermanas:

     El día de hoy la Iglesia celebro  la fiesta del evangelista San Marcos y aprovecho esta festividad para elevar una oración a Dios en acción de gracias por tantos beneficios recibidos a partir del último mandato de Jesús a sus discípulos de predicar el evangelio a toda criatura, palabras recogidas por este evangelista para dar testimonio de la verdad y estoy inmensamente agradecido por estar compartiendo esa buena noticia con todos ustedes, esta festividad es también  una buena ocasión para tomar conciencia de la responsabilidad que tenemos como bautizados, como  discípulos de Jesús y también como evangelistas en el tiempo presente, porque al igual que los doce somos en efecto discípulos del mismo Jesucristo que ellos siguieron y hoy mas que nunca es necesario darnos el saludo de Jesús resucitado, cada día con mas urgencia LA PAZ ESTE CON USTEDES.

      Durante todos estos días hemos venido celebrando con mucha intensidad la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, Misterio Pascual que ilumina y da sentido a nuestra vida, en estos días en que hemos orado también con tanta intensidad por que nuestro buen Dios le traiga la tan anhelada paz a todos los guatemaltecos, quienes nos sentimos frustrados e impotentes, por tanto problema económico, político y social, hemos orado también por la suerte de tantos hermanos y hermanas que hoy tienen hambre,  frio, necesidad de Dios, están enfermos y no tienen con que  curarse, recibamos y démonos recíprocamente el saludo de Cristo resucitado LA PAZ ESTE CON USTEDES. Deseo mejor y mensaje más oportuno no podríamos sentir ni pronunciar a pesar que dicho saludo contrasta con la realidad que estamos viviendo hoy todos los guatemaltecos.

     Nos ponemos de pie para proclamar el Santo Evangelio según San Lucas 24,35-48: (leer en la Biblia).

     El Santo evangelio proclamado nos presenta hoy, en un primer momento a los apóstoles tristes  tras la muerte del Señor, Jesús aún no se aparece a los 11 ya resucitado, y estos se sienten frustrados, se sienten fracasados, engañados, en esos momentos todo se les viene abajo, creen sin duda alguna que Jesús les engaño, dudan, no creen, el primer día de la semana muy de mañana las mujeres que le habían acompañado desde Jerusalén habían recibido una primer noticia sobre su resurrección, pero al contarlo a los 11 estos no les creyeron, por considerar tal noticia algo fantasiosa, pero aquel mismo día, los dos discípulos de Emaús  si lo reconocieron y lo reconocieron al partir el pan.

     Hoy, estoy completamente seguro que la mayoría de las personas que se encuentran aquí reunidas podrían preguntarse ¿Pero de que paz nos habla este? , si todos los días corre la sangre por las calles de nuestros pueblos, si ya no estamos seguros ni siquiera dentro de nuestras casas, de que paz hablamos cuando vemos a un esposo sumido en el alcoholismo y el desempleo, a un hijo metido en las maras y en las drogas, o a una hija que ha perdido su camino y al igual que los 2 discípulos de Emaús hoy tenemos miedo, estamos tristes y sin esperanza y al igual que a los discípulos es  necesario que Cristo nos abra el entendimiento para poder comprender este saludo, y para que nos demos cuenta también que a pesar de ese contexto tan desolador y trágico que vivimos y que a medias acabo de mencionar, Cristo nos da también un mensaje de esperanza al decirnos NO TEMAN, SOY  YO.

     Pero antes de darnos ese saludo del resucitado preguntémonos que es la paz: La paz es el bienestar en el mas amplio sentido de la palabra, la dicha,  la salud física, mental y espiritual, las sanas relaciones entre los hombres y los pueblos, sabiendo lo que significa la paz, estoy plenamente seguro que nadie, que procure y viva en paz, se arrepentirá algún día de haberlo hecho.

     San Felipe Nery decía que uno es el carpintero de sus propias cruces y efectivamente hermanos y hermanas uno construye sus cruces cuando perdemos la gracia que Dios nos ha regalado y nos alejamos completamente de El y al alejarnos de El nos convertimos en el enemigo número uno de la paz, no una sino varias cruces labré yo como consecuencia de la vida ingobernable que lleve, me convertí en el enemigo No. 1 de la paz y por eso acompáñenme a echarle un vistazo retrospectivo a mi vida y permítanme  dividirla en un antes y un después de hacer de Jesús el Señor de mi vida.

      Del antes me referiré como si mi mujer no estuviera aquí presente y del después espero que ella lo haga, conocí a Sheny en el año 88 en una compañía aseguradora en la ciudad Capital, después de dos años de enamorarla por fin cedió a “mis encantos”, nos casamos y nos venimos a vivir a Cobán, juntos construimos con mucha ilusión un hogar,  una linda familia  hemos procreado 3 hijos, una señorita de 17 años, un varón de 16 y otra señorita de 15, como pueden apreciar los tres se llevan un año y resulta que en ese tiempo no teníamos televisor con que entretenernos.

      Dios me bendijo abundantemente en mi trabajo, en el 94 compramos la casa donde hoy vivimos, en el 96  me ascendieron en mi trabajo nombrándome Gerente de Seguros CASA, en el 2,003 Seguros GyT adquiere el 100% de las acciones de CASA y a mi me nombran Gerente Corporativo de las dos empresas; empleo que conservo hasta el día de hoy.  Indudablemente Dios me estaba bendiciendo grandemente en todas las áreas de mi vida y lejos de vivir agradecido, la forma en que yo le di las gracias fue dándole la espalda, olvidándome de el y  utilizando los mismos dones que El me dio sin que yo lo mereciera, para destruir la paz y la tranquilidad de mi familia, gran parte de mis remuneraciones se fueron al bolsillo de los dueños de cantinas en donde yo despilfarre el dinero a manos llenas, situación que iba en continuo crecimiento porque cada vez más seguido vivía en parranda, como soltero siendo casado, le quite la paz a mi mujer, a mis hijos, quienes estaban atentos desde su ventana velando a que hora aparecía yo, algunas veces aparecía a altas horas de la noche y otras ni siquiera llegue.         En el trabajo deje de hacer lo que tenía que hacer y empecé a tener bajas en productividad y en personal, y es que una persona que no viva bajo los efectos de la gracia del Señor no produce igual y nadie quiere trabajar con el.  Recuerdo una vez que evalué al personal porque no estaban produciendo lo que debían un evangélico que trabajaba conmigo justifico lo mediocre de su trabajo diciéndome que Dios castigo a todos los miembros de la agencia por mi pecado de la misma forma que  Dios castigo al pueblo de Israel por el pecado de David con Betsabe y que por eso ya no vendían igual, imagínense ustedes como me evaluaba el personal bajo mi cargo, por todas las cosas malas que yo estaba haciendo,  como si todo lo anterior fuera poco, el alcohol me llevo al próximo nivel, a donde irremediablemente conduce a todos aquellos que beben, me llevo a buscar a otra mujer.

     Ni lento ni perezoso empecé a vivir una doble moral, a mentir, a engañar, no había día en que no mintiera y no engañara para mantener oculto mi pecado, empezaron las sospechas en la casa y junto a ellas la falta de paz, tranquilidad, dinero, salud en todo el sentido de la palabra, por todo lo anterior le perdí el rumbo y la lógica a mi vida, rápido me involucre sentimentalmente con una persona que trabajaba conmigo, alguien que podría ser mi hija y con esto construí un infierno que no le deseo a nadie,  yo también perdí la paz, la tranquilidad, el sosiego y la calma,  pasaba casi todas las noches en vela, pensando como seguir ocultando la verdad, pensando como hacer que  el dinero se multiplicara pero sin trabajar para mantener una doble vida y una doble moral y como si todo lo anterior fuera poco comí mi propia condenación al comulgar en pecado a fin de no despertar sospechas en mi mujer y para que ella creyera que todo estaba bien. A Cristo Señor de la historia y de la paz ya hacía mucho tiempo lo había perdido y por eso  transitaba en la vida como aquella barca en donde iban los discípulos de Jesús que fue  sacudida por las olas altas y viento contrario en el mar de Galilea, creyeron ver a un fantasma y empiezan a gritar de miedo y la tempestad se calma solo cuando Jesús sube a la barca y les dice no teman soy yo, ellos lo reconocen y le dicen “verdaderamente tu eres el Hijo de Dios”.

     Para toda persona que anda en malos pasos tarde o temprano llega el momento del temor, cuantas veces me encontré con el corazón agitado por la tempestad, cuantas veces fui arrastrado por vientos contrarios a donde quería llegar, cuantas veces tuve miedo de que mi vida y la de mi familia naufragaran, y  Jesús siempre esta a nuestro lado pero el pecado no nos deja verlo, siempre nos dice NO TEMAN, SOY YO.

      Y lo reconoceremos únicamente cuando lo dejemos entrar en nuestra barca como hijo de Dios y al hacerlo con toda honestidad El calmara la tempestad por fuerte que esta sea y nuestra vida y la de nuestra familia no se va a hundir jamás y eso alejara a todos aquellos fantasmas que nos atormentan como el adulterio, el alcohol, la mentira, el engaño y la traición y recobraremos la paz que Cristo nos ofrece en su saludo, hoy estoy plenamente convencido que solo la fe, la esperanza y el amor que mi mujer no perdió nunca, hace posible que yo este aquí platicando de estas cosas, creo que con tanto rezo aburrió al Señor que me volvió al buen camino  cambiando la cantina y el motel por un púlpito para atender el imperativo de Jesús de predicar el evangelio, hoy creo firmemente que Dios tiene un plan para cada uno de sus hijos y por eso estoy aquí y ahora y para dar testimonio que si se puede cambiar el rumbo a nuestra vida, cuando decidimos que Jesús sea el Señor de nuestra vida.

     Por eso en esta noche yo quiero invitarlos a que reconozcan que solo Cristo puede rescatarnos, solo El puede devolver la santa paz y el sano juicio cuando lo hemos perdido a causa del pecado, acerquémonos al Sacramento de la Reconciliación y que Cristo en su inmensa misericordia, mire con ojos de ternura a todos aquellos que lo buscan con una sana y verdadera intención de enmienda, fiel es El que no nos dejará al borde del abismo. Amén.

JOSE LUIS RIVEIRO FERNANDEZ, Predicó en: Salón parroquial, Parroquia de San Juan Chamelco, A.V. Guatemala, C.A. el 30-05-09.-

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: